¿Cucarachas, ratas?…. la explicación

Una de las más antiguas profecías va tomando cuerpo en la ciudad. Lo detallamos a continuación.

Todos hemos oído hablar de las profecias de Nostradamus, de las revelaciones de la Virgen, pero pocos hemos oído hablar de las profecías de Julius Nicasio Portus, y es que como bien es sabido, nadie es profeta en su tierra.

En un antiguo escrito se detallan algunas de las profecías de Julius. “Son escritos que habíamos pasado por alto por su inconsistencia y su evidente falta de coherencia, pero todo esto nos lo hemos replanteado en los últimos años, y estos últimos días evidencian lo importantes que son” Nos explican desde el Instituto de Estudios Giennenses donde se ha convocado un claustro de eruditos para explorar a fondo a Lucius.

Escribió Julius acerca de diversos asuntos pero hasta ahora solo se ha podido descifrar el primero, “Las siete plagas de Gaius“. Estos escritos que datan del S. IV a.c revelan como la ciudad de Gaius (nombre de Jaén para los romanos, según alguna teoría) se verá afectada por siete terribles plagas justo antes de su desaparición.

Plaga uno. Los políticos

…y atraerán la podredumbre y miseria sobre vuestras casas dejando sin plata ni sal lo de todos…” Según estudiosos esta plaga se refiere a un mal que nos viene afectando de antiguo, y no por viejo mal menos malo, los políticos y sus intrigas. Relacionan esta plaga con la suciedad y el alto desempleo que padecemos.

Plaga dos. Las Cucarachas

…recorrerán las calles como si un rio se tratará y harán que las subidas de Gaius parezcan cataratas invertidas […] despojando a los ciudadanos de toda sensación de pulcritud”  Esta segunda profecia trata de la desmesurada población de dichos insectos. “Esto lo llevamos viendo en los últimos meses“, aclara uno de los eruditos.

Plaga tres. Las Ratas

Y los roedores deborarán a los insectos y se multiplicaran por miles inundando nuevamenta la ciudad, llenando cada esquina y rincón de la misma con su maloliente presencia…“. Esto vendría a anunciar un aumento de la población a consecuencia de la sobrealimentación de la población de roedores que al acabar con los insectos invadirían los hogares de los jaeneros.

Plaga cuatro. Los Castillos

Y se eregirán castillos llenos de llamas del suelo condenando a los habitantes a andar entre los roedores bajo el martirio de las llamas“. Sin duda este párrafo hace referencia a una nueva subida del billete del autobús como bien aclaran los expertos “era previsible, pero aún así se cumple

Plaga cinco. Los Gatos

Y el señor del inframundo se paseará entre los mortales segando almas de todo ser viviente, extenuando a todo inocente cercano” Algunos analistas creen leer aquí un aumento de la población de gatos, muy relacionados en la antigüedad con los dioses del infierno. Sin duda alguna acabarían con las ratas y no dejarían descansar a nadie con sus maullidos. Hace años que su población aumenta en la ciudad.

Plaga seis.  La mesa del padecimiento

Y de todo ello se engendrará el sustento de los supervivientes que no podrán acudir mas que a cebarse con la impura siemen servida por su némesis” Esta parte aún no esta clara pero se cree que lo que viene a decir es que los restaurantes y supermercados seguirán los pasos de otras culturas orientales, es decir, incluir los gatos y ratas en los menús. Algunos expertos no están de acuerdo ya que opinan que la comida basura de hoy en día es peor que esta suposición.

Plaga siete. Los zombies

Multitudes sin rumbo aparente deambularán por la ciudad en un recorrido errático presa de la fiebre, guiados por las hadas de los cristales de sus manos en una condena eterna” En esta apartado los expertos no han tenido mucha duda, “Clarísimante está hablando de la fiebre Pokemon

Sin lugar a dudas Julius Nicasio Portus, que firmaba como J.N.P., fué un profeta de nuestra tierra. Nunca sabremos cual era el siguiente paso de esta extrañamente familiar y real profecía, ya que Julius era concejalus, pero tuvo que marchar a Roma para incorporarse como diputadus.

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *